Artículos, Uncategorized

Luchando en Contra de Nuestras Inseguridades

1385b976f56cf3c9e0ba6a134f08c210Con frecuencia, las mujeres somos bombardeadas con imágenes poco realistas, de lo que debe de ser un cuerpo ideal. Todos los días lucho en contra de estos estereotipos y hago todo lo posible de que mis clientas entiendan lo importante que es aceptar nuestro cuerpo y amarnos así como somos.

Yo misma no me considero el típico estereotipo de lo que debería de ser una entrenadora personal y durante un largo tiempo, esto me molestaba mucho y me causaba mucha inseguridad. Ver en todas las redes sociales a esas mujeres musculosas, con los bíceps grandes y con las piernas todas marcadas, me hacía sentirme desesperada. Era tal la desesperación, que nisiquiera quería volver a ver un confite porque ya sentía que me engordaba. Verme al espejo todos los días, era un gran reto. Siempre quería quejarme de algo, como si fuera el trabajo mas importante que tenía en día. En la mañana me sentaba en mi cama y me agarraba mi panza (lo poco que tenía) y me burlaba de una forma muy cruel de mi misma.IMG_2117.jpg

Un día, dentro de esa desesperación por cambiar, me di cuenta del error tan grande que estaba cometiendo. Me estaba enfermando. ¿Cómo podía ser posible que me quisiera tan poco? ¿En que momento llegue a ese punto de odiar mi cuerpo al extremo de que deseaba ser como otra persona? ¡Eso tenía que para ya!

Con el paso del tiempo fui cambiando ciertos hábitos que hacia frente al espejo. En lugar de criticarme, comenzaba a decir todas las cosas bellas que veía en mi. En lugar de decir que mis brazos necesitaban tonificarse, comencé a agradecerles por todo lo que me han ayudado a hacer. Mis brazos han hecho cosas maravillosas y gracias a ellos hoy puedo alzar pesas, abrazar muy fuerte y hasta pararme de manos. Con esos pequeños cambios, fui viendo mejorías en mi físico. No solo había cambiado mi forma de pensar, sino también mi forma de verme y de cómo me veían los otros.

Creo que de solo quitarme ese gran estrés, mi cuerpo se fue moldeando y poco a poco, fui siendo una mujer más fuerte y llena de amor por mi misma.

“Todo lo que es bello crece en el corazón, todo lo que es valioso sale del corazón: tu amor, tu compasión, tu meditación”. – Osho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s